• Síguenos en Facebook
  • informacion@ayuntamientodepesquera.es

Personajes históricos

D. MANUEL RUIZ DE QUEVEDO Y DE LAS CUEVAS

Nace en 1817, en Pesquera, y es primo de D. Ángel Fernández de los Ríos.

Su carrera profesional la desarrolló en Madrid.- Abogado de prestigio en Madrid, compartió el bufete con el periodismo y la política militando en el partido republicano de Salmerón y colaborando con Mendizábal, de quien fue amigo íntimo.

Aurelio Ruiz de Quevedo

Manuel Ruiz de Quevedo

De carácter liberal y progresista, en 1860 preside el “Círculo Filosófico Literario”. Miembro también de “la Sociedad Abolicionista”

Luchador en pro de la instrucción pública fue profesor del Colegio Internacional, de la Escuela de Institutrices y, fundamentalmente en “la Asociación para la defensa de la mujer”. Fue, por tanto uno de los primeros y más notables valedores de la promoción de los derechos de la mujer en España.

En 1873 fue nombrado subsecretario de Gracia y Justicia. Se encarga de problemas jurídicos como la defensa de los catedráticos expulsados en la segunda cuestión universitaria de sus cátedras por el decreto del ministro Ovorio. De los afectados surge la creación de la Institución Libre de Enseñanza.

En 1875, en Cabuérniga, de regreso de Pesquera donde veraneaba, y junto a Francisco Giner de los Ríos, Nicolás Salmerón y Augusto González de Linares sientan las bases de lo que llegaría a ser la Institución Libre de Enseñanza, a la que dio forma legal en sus estatutos como abogado. De 1876 a 1939 la Institución defenderá un modelo pedagógico como centro de enseñanza secundario al margen del estado caracterizado por su educación integral y progresista. Muere en Madrid, en 1898.

El Ministerio de Fomento donde Manuel Ruiz de Quevedo ocupaba puesto relevante, también colaboró en su excelencia concediendo a la institución de Pesquera fundada por Ángel Fernández de los Ríos en 1.884 un lote de libros, unos 250, que unidos a los aportados por el donante, formaron una espléndida biblioteca.

D. AURELIO RUIZ (PLACA EN EL AYUNTAMIENTO)

Cantante de tonadas montañesas, era hijo de Pesquera, asimismo. A él se le hizo un homenaje de público reconocimiento en forma de placa sobre la fachada del Ayuntamiento. – Si vas a Reinosa párate en Pesquera…” reza en dicha placa que el pueblo dedicara al cantante que tantas veces la modulara en su prodigiosa voz.

A continuación, extraído de la cara B del disco de pizarra REGAL RS 225, en cuya cara A figura “Mi amante es jardinero” y en la cara B “Las de Tito”, disponemos la posibilidad de oír parte de las tonadas de dicho disco. La grabación data de 1930.

Así mismo, pulsando aquí se accede a un breve documento aportado por su familia en la que se hace una breve pincelada sobre su vida.

D. SANTIAGO LÓPEZ (CENTRO DE DINAMIZACIÓN RURAL)

Nace en Pesquera el 7 de agosto de 1918.

Huérfano de padre (Secretario del Ayuntamiento de Pesquera) y madre, a los 17, empieza a trabajar en Valladolid como pinche de taller en una empresa metalúrgica, llegando a presidir el Consejo de Administración de la misma empresa desde 1983 a 1991. Actualmente ostenta la Presidencia de Honor de la misma como reconocimiento a sus méritos y magnífico historial durante cincuenta y cinco años de antigüedad.

Nada más llegar desde su Pesquera natal se distinguió como un gran hombre de empresa, al frente de industrias metalúrgicas, sector donde tomó contacto con un vallisoletano insigne, D. Alfonso Sánchez Huertas, con quien compartió el sueño de hacer realidad para Valladolid la segunda fábrica de automóviles del país.

En 1951, junto con otros vallisoletanos funda FASA Renault donde actúa como Consejero Secretario durante cuarenta años. Primer valedor de “Fasa”, es decir, el promotor más decisivo, fue una pieza clave en sus orígenes, con una rara intuición para los negocios. Actualmente es consejero del Comité de Dirección y vocal del Consejo de Administración.

En el sector empresarial funda y participa en numerosas industrias.

Fundador de la Feria Internacional de Muestras de Castilla y León donde, a su vez, ha ocupado la Presidencia. Actualmente ostenta la Presidencia de Honor, tanto de la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid, como de la Feria Internacional de Castilla y León.

Como resumen de su vida, el primero de mayo de 1986 el rey le concede la Medalla de oro al Mérito en el Trabajo, como reconocimiento a sesenta fructíferos años de esfuerzo abreviados en : Presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Valladolid, fundador de la Feria Internacional de Muestras de Castilla y León, de la que ha ocupado la presidencia, presidente del Patronato de la Universidad de Valladolid, premio de El Norte de Castilla…

Además de su vocación empresarial, dedicó esfuerzos a la política. En este campo destaca su paso por la alcaldía de Valladolid en el periodo de 1961 al 65, el más fructífero de la ciudad. En este brevísimo espacio gestionó la ciudad con medidas tales como una Ordenanza protectora para la creación de riqueza cuyo gravamen consistía en la cantidad simbólica de cien pesetas para la instalación de nuevas industrias (Polígono de Argales) y ampliación de las existentes; no se cobraban tasa de recogida de basuras. La universidad se expandió sobre terrenos cedidos gratuitamente; con el mismo método se construyó el Instituto de Bachillerato Núñez de Arce. Construyó miles de viviendas, regeneró barriadas y creó otras incluyendo un Grupo Escolar que lleva su nombre. Abandonó la gestión dejando la caja municipal en superávit. En mérito a su destacada obra municipal en todos los aspectos fue honrado con la Medalla de Oro de la Ciudad de Valladolid y la Gran Cruz del Mérito Civil.

Ha sido Procurador en Cortes en tres Legislaturas y cofundador de Alianza Popular, partido que abandonaría años después.

Colaboró desde hace 25 años en El Norte de Castilla, abordando temas de economía y problemas sociales, y otras publicaciones nacionales. Ha intervenido en innumerables coloquios, conferencias y mesas de su especialidad.

Fué nombrado Hijo Predilecto de la Villa de Pesquera, en virtud del acuerdo aprobado por la Corporación Municipal de la misma.

El 20 de agosto de 2002, Pesquera homenajea a D. Santiago López mostrándole la satisfacción de ser el lugar donde nació y vivió sus primeros años. La Corporación decidió en sesión plenaria homenajear su trayectoria concediendo su nombre a la plaza de Ventorrillo. El Alcalde le entregó un pergamino caligrafiado donde se leía: “La Corporación del Ayuntamiento de Pesquera, interpretando el sentimiento de los pesqueranos, acordamos por unanimidad homenajear a nuestro paisano hijo predilecto de la localidad, aprovechando para testimoniarle todo nuestro afecto y admiración”. Se descubrió una placa de bronce en el Centro Rural que a partir de ese momento se llama “Centro de Dinamización Santiago López González”

D. FRANCISCO GARCÍA (CALLE EN PESQUERA)

Famoso naviero oriundo de Pesquera, que tuviera una de las flotas más importantes y famosas de la matrícula santanderina de todos los tiempos.

La Naviera Francisco García fue fundada a principios del siglo actual, aunque don Francisco ya había tenido anteriormente algunos vapores; su primera unidad conocida fue el “María Gertrudis” que aumentaría luego con el “María Cruz”, el “María del Carmen”, “María Magdalena” y “María Clotilde”, con el “Fomento” y “El Progreso”. Años más tarde aparecerían el “García 2”, el “García 3” y una serie de siete “Garcías” más que anteponían a este apellido los nombres de Clotilde, Toñín, Magdalena, Agustina, Eduardo, Paco y Juan, respectivamente, para completar con el “Rita García” famoso, el “Antonio García” y el “Francisco García”. El “Rita García” llegaba por primera vez a Santander en 1.931, al mando de Pérez Vizcaíno, causando gran sensación, “envidia de marinos y navieros”, por sus características. Fue este barco de dilatada y apasionada historia la estrella de la casa.

D. ANGEL FERNÁNDEZ DE LOS RÍOS (ANTIGUAS ESCUELAS. BIBLIOTECA POPULAR. CALLE EN PESQUERA)
Siempre estuvo muy ligado a Pesquera, municipio de donde era natural su padre, Manuel Fernández de los Ríos. La familia permanecía muy vinculada a la tierra de origen, que visitaban con bastante frecuencia, y donde conservaban numerosos parientes y amigos. Pronto tomó contacto con la tierra de sus mayores y él mismo relata cómo su primer viaje, siendo aún pequeño, lo hizo con sus padres a Pesquera, y allí puso unas monedas en los cimientos de la casa familiar que estaba reconstruyendo su tío Ángel. Esta casa fue adquirida posteriormente por Fernández de los Ríos a la viuda de su referido tío. Su actividad se centró en el periodismo que ejerció no sólo como corresponsal sino también como empresario y director de varios diarios, como Las Novedades, periódico del Partido Progresista en el cual militaba. Fue un destacado exponente de la importante y cosmopolita tradición liberal y un europeísta convencido. Su vocación educadora y pedagógica, en la que influyó el espíritu krausista, tuvo su manifestación culminante en la fundación de una institución educativa que llevaría su nombre en Pesquera. Realizó incursiones en la traducción y la literatura, incluso realizó proyectos como urbanista. Murió de fiebres tifoideas el 10 de junio de 1880 en París.

D. Ángel Fernández de los Ríos

D. Ángel Fernández de los Ríos

Nace en Madrid en 1.821.

Entre las influencias que repercuten en nuestro personaje tenemos el Krausismo corriente progresista que reivindica la emancipación de los poderes político, económico y social del control de la iglesia. Esta influencia cristalizó como hecho en la Institución Libre de Enseñanza.

Fernández de los Ríos no figura entre los accionistas fundadores de la Institución, pero es evidente que estuvo presente en su gestación, dada la coincidencia de pensamiento y la relación familiar y amistosa que le unía con sus fundadores.

D. Ángel exhibe una vida apasionada, espíritu laico sin ser combativo contra la Iglesia, perteneciente a la generación del 68 dedicó su existencia a trabajar ofreciendo alternativas elaboradas y racionales a todo aquello que criticaba.

Europeista convencido comparaba las actitudes españolas y europeas denunciando la falta de imaginación, la dejadez, el chabacanismo, la vagancia, la desidia, el folklorismo, etc., interpretado por él como atraso social.

Como periodista fundó, entre otros, Las Novedades (1850-1858), periódico del Partido Progresista. Como editor y traductor introdujo en España escritores como Eugenio Sué y Lamartine.

Fue embajador en Lisboa, nombrado por Silvela en 1869, a donde regresaría exiliado inmediatamente antes de reexiliarse a Francia.

En 1.848 participó en misiones políticas de alta responsabilidad, siendo enviado como correo por la Junta de Madrid a entrevistarse con Mendizábal en París, para informarle de la situación real por la que atravesaba el movimiento progresista en España.

Fernández de los Ríos permaneció fiel a los ideales republicanos hasta el final de su vida.

Entre su vigorosa actividad es importante la de urbanista; en sus textos se inspiraron urbanistas que sí realizaron proyectos como Arturo Soria y Cerdá. Como concejal de Obras en el ayuntamiento madrileño creó la Plaza de la Independencia y gestionó la entrega del parque del Retiro a la ciudad de Madrid por parte de la Corona. Él entiende la ciudad como algo vivo, cambiante y las mejoras deben ser proyectadas con visión de globalidad y futuro; ello exigía un Plan General de Urbanización.

El 20 de Noviembre de 1.876 llegó desterrado a Burdeos. Francia fue siempre hospitalaria con Fernández de los Ríos.

Sus últimos años transcurrieron en París. El paso del tiempo reafirman sus ideas republicanas como único sistema capaz de garantizar las libertades políticas.

Murió de fiebres tifoideas el 10 de Junio de 1.880 en París, exiliado y silenciado, aunque no olvidado.
Instituyó una Fundación laica en Pesquera que incorporó lo más avanzado en el aspecto pedagógico y social.

Fundación docente de Pesquera

“El que no quiere la escuela no quiere a su Patria; que el ignorante es un mal español; que un pueblo ignorante es un rebaño dispuesto a dejarse gobernar por cualquiera, mientras que un pueblo instruido se gobierna a sí mismo”
ÁNGEL FERNÁNDEZ DE LOS RÍOS. Plan del Grupo Escolar, que se propone fundar el que suscribe. Memoria Testamentaria.

Ángel Fernández de los Ríos de espíritu educador y progresista. Las bases de su proyecto educativo quedaron expresadas en un manuscrito inédito que formaba parte de su memoria testamentaria, lo tituló: “Plan del Grupo Escolar que se propone fundar el que suscribe ” Fechado en París en 1.880.

El pensamiento educativo de Fernández de los Ríos se basa en “la escuela activa”: Fue objetivo prioritario de la institución la experimentación de prácticas agrícolas ensayando nuevos cultivos, pues a su juicio la modernización de la agricultura y ganadería era la base del progreso. La proyección de una formación profesional moderna adaptada a los recursos existentes en la localidad fue otro objetivo, así como becar a alumnos sobresalientes en la ciudad para continuar en ella su educación. La formación permanente de adultos ya escolarizados, a través de la Biblioteca Popular y de las actividades que en torno a ella se pudieran organizar.

Quizás lo más novedoso en su pensamiento educativo sea su concepto de lo femenino. Defendía la importancia de la educación femenina, reconociendo la misma capacidad intelectual a ambos sexos si se les concedía la mismas oportunidades educativas. Reclama igual educación para ambos, y aconsejaba la coeducación.

La fundación de Pesquera está basada en los mismos principios pedagógicos que inspiraron la I. L. E (Institución Libre de Enseñanza).

Dio lugar a una de las muchas fundaciones escolares creadas en Cantabria en el S. XIX. La fundación de Fernández de los Ríos, en Pesquera, no es representativa del movimiento fundacional de Cantabria dada su laicidad, es referencial por ser el primer intento secularizador de la enseñanza emprendido en Cantabria. Es la primera escuela laica de la región, y la única fundación docente que en sus estatutos explicitaron el deseo de ser regida exclusivamente por sectores no eclesiásticos ni estatales.

La fundación fue una versión rural y popular con el compromiso de divulgar a los sectores populares aquello que él más valoraba, la cultura.

Todo un Proyecto de regeneración rural.

Inaugurada el 27 de julio de 1881 con fondos propios de D. Ángel representaba lo más avanzado de lo que aún hoy conocemos como escuela moderna; la libertad de conciencia defendida a ultranza suponía que el maestro no entraba en esta cuestión, dejada a la familia del alumno. La igualdad del hombre y la mujer, la instrucción industrial y ganadera, la observación de la naturaleza como maestra insustituible… un sinfín de magníficas instituciones que empezarían a relajarse en 1884 cuando al realizarse la escritura fundacional se reconoce como católica encomendándose a la Iglesia como patrona. Salvo el paréntesis de la guerra del 36 la escuela siguió funcionado si bien alejándose cada vez más de su lúcido propósito fundacional.

En 1.913 se ratifica y constituye definitivamente la fundación que se denominó “Escuela Católica Fernández de los Ríos”.

En 1.915 la fundación fue clasificada como institución benéfica que le permitía funcionar con gran solvencia económica.

La vida de la fundación se desarrolló con normalidad hasta 1.936.

Finalizada la contienda se recuperó el patrimonio y se reinició la actividad escolar.

El paso del tiempo mitigó el entusiasmo inicial.

En estado ruinoso en 1982, el Ayuntamiento de Pesquera la adquiere y destina a Albergue cerrado en la actualidad.

Se rehabilitan los libros de la Biblioteca Particular de D. Ángel Fernández de los Ríos donada a Pesquera, en 1.880, a través de su Fundación.

Da nombre a la actual biblioteca municipal de Pesquera “BIBLIOTECA POPULAR ÁNGEL FERNÁNDEZ DE LOS RÍOS”. Biblioteca Popular pues así la denomina nuestro personaje en su proyecto de Escuela laica.

Dña. GUADALUPE RUEDA (CALLE EN PESQUERA)

Oriunda del Valle de Toranzo, procedía por línea paterna de los Rueda Bustamente, linaje muy arraigado en este valle, que tenía la casa familiar en San Vicente de Toranzo. Por línea materna su apellido era Bassoco y procedía de Valmaseda (País Vasco). Nos consta que Teresa Bassoco de Bustamente, tía de su esposa, había mandado edificar la primera casa de baños de Ontaneda en 1.833, regentando este negocio con un éxito y eficacia que concedió al establecimiento gran prestigio entre las fuentes termales.

Desde Roma, D. Ángel Fernández de los Ríos contrajo matrimonio por poder, el 5 de mayo de 1.860 con Guadalupe, una hermana menor de su anterior esposa (María Teresa, que perdió en diciembre de 1.856) , matrimonio que sería ratificado en San Vicente de Toranzo el día 18 del mismo mes. Su segunda esposa (mucho más joven que él: se llevaban casi 24 años), le acompañaría en sus múltiples responsabilidades y desventuras, compartiendo con él los honores y las dificultades de su intensa vida.

El testamento de Fernández de los Ríos, junto con las memorias testamentarias, fueron su último mensaje escrito. De los bienes inmuebles que tenía en propiedad en Madrid, y de los que poseía en Pesquera y Santiurde, nombró heredera universal a su esposa Guadalupe, expresando el deseo de que los últimos fueran destinados a instituir una fundación escolar benéfica.

La escuela fue inaugurada con Guadalupe Rueda el 27 de julio de 1.881 de acuerdo con las normas establecidas por su fundador, aunque fue breve su laicismo. Dña. Guadalupe entendió que aquel proyecto, aconsejable en países adelantados, producía resultados nefastos en Pesquera debido a la ausencia de colaboración familiar en la formación religiosa de los hijos, sin perjuicio de las bases esenciales de la fundación. A partir de aquí el proyecto pierde peculiaridad sin que ello signifique disminución en la calidad pedagógica.

Difícil tarea para Dña. Guadalupe encontrar profesionales que hicieran realidad aquel proyecto educativo, porque ello implicaba necesariamente un mentalidad afín a la del autor.

La animadora del proyecto fue sin duda Guadalupe Rueda, que desplegó toda su energía y sus propios recursos para que la institución funcionase con eficacia, dotándola de un material pedagógico moderno.

D. MARCOS ANTONIO DE VIERNA Y FERNÁNDEZ PELLÓN.
Hidalgo trasmerano, fue alcalde de la villa de Pesquera

D. FRANCISCO GONZÁLEZ RUIZ Y SANTIAGO RUIZ (Industriales harineros del municipio)
El primero padre de don Luis González, actual propietario de la cafetería Ebro de Reinosa, desde 1954, otro pesquerano de gran mérito.

PERSONAJES RELACIONADOS CON PESQUERA

CARDENAL COS
Eclesiástico montañés, de Selores, Cabuérniga.Visitaba Pesquera con frecuencia relativa a ver a una hermana suya.

MARQUESES DE HUIDOBRO
Entre los benefactores, asiduos visitantes de Pesquera.

D.PEDRO SOBRADO
Pintor cántabro, apreciado por los pesqueranos pues ha elegido Pesquera como punto de reflexión en sus días de descanso donde ha rehabilitado una vieja casa cercana al Ayuntamiento, que conserva los matices iniciales.

Nace en Torrelavega en 1.936.

“…no se parece a nadie en el limpio dibujo que domina sus cuadros, ni en el humilde empleo del color ni en la sobria ternura de sus viejas y amadas figuras campesinas. Es inútil buscar antecedentes en sus admiraciones por el arte oriental, o en su ferviente devoción por Van Gogh, o en su conocimiento de Braque o de Cézanne: Sobrado proviene de sus propios orígenes artísticos de dibujante industrial, ahí se esconde la auténtica y fructífera raíz de sus obras (…) La línea del dibujo que encierra y distribuye las masas de color, creando transparencias y unificando formas, con un ritmo ondulante, de cordel infinito, que no tiene principio ni final (…) Esos rostros vacíos, sin facciones, anónimos y tensos, se convierten en símbolos de una existencia gris, olvidada y deshecha. El hombre forma parte de su tierra y su entorno. Todo es presencia y huella. …………MARIO ANTOLÍN PAZ.

Pedro Sobrado

Pedro Sobrado

En 1961 se traslada a París, fijando allí su residencia hasta 1976, año en que regresa a España.

Al principio de su estancia en París frecuentó la escuela del Louvre y, más tarde, se fue ambientando con las corrientes artísticas del momento, que lo condujeron hacia la abstracción, donde se mantuvo hasta 1968, año de la revolución estudiantil en París, denominada “mayo 68”. En Paris consiguió su bagaje moderno.

Sobrado, para ilustrar estos acontecimientos, que tuvieron eco mundial y que él vivió de cerca, volvió a la figuración donde ya se quedaría definitivamente.

En el conjunto de la obra de Sobrado, lo primero que llama la atención es la importancia concedida al dibujo. El dibujo es su forma natural de comunicación. Un dibujo que hace realidad mediante una línea sobria y exquisita que, armónicamente, va organizando los distintos planos, creando transparencias y unificando formas.

Unas veces la línea tiene un ritmo ondulante, como si se tratara de juegos caligráficos que no tienen principio ni fin. Otras señalando rectas y planos y, siempre, comunicando al espectador un hábito poético de muy gratas resonancias.

La precisión de sus dilatados trazos desde los primeros momentos, nos descubre una mano acostumbrada o mejor entregada a la auto disciplina, al trabajo constante y al deleite de la reiteración de las formas. Y es que para Sobrado el dibujo fue desde siempre una forma natural de comunicación.

Al considerar la potencia del dibujo, se tiene la certeza de que se trata de un verdadero lenguaje que nació ya con voluntad de universal.

La manifestación de la opción personal elegida para dar forma a su mensaje lo hace a través del color y, finalmente, una especialidad plana para expresar una idea y un símbolo

La figura femenina es un tema que le apasiona, son mujeres sensuales y anónimas.

A principios de los 60 en Madrid busca amplias perspectivas, lo que encuentra es que sólo existen dos tendencias: la línea abstracto-informalista y la de los pintores de figuración realista, de manera que se afianza su autodidactismo. Madrid no le servía a Sobrado, el artista necesitaba mayor amplitud y unas opciones más acordes con la idea que él tiene del color y del trazo.

Se traslada a París, y es esta ciudad la que le convierte en el gran artista que es hoy, con una gran variedad de propuestas dentro del lenguaje de la abstracción que por otra parte nunca es el único. Se entrega al lenguaje de la abstracción aunque denota siempre su preferencia por la figuración. Los cuadros pintados a finales de la década de los setenta así lo demuestran.

Sobrado va dulcificando su proceso estilístico para finalmente optar por la vía expresiva del cromatismo ajustado al trazo. No hay duda, es la elección definitiva. Sigue la vía basada en la exaltación del color liberado de cualquier atadura, además de la simplificación de la imagen.

Desde la mitad de los setenta Sobrado trabaja ya con un lenguaje propio perfectamente definido y extraordinariamente brillante. Su lenguaje se ha depurado en unos elementos claves:

  • el trazo como expresión de la importancia que siempre ha concedido al dibujo
  • el color como manifestación de la opción personal elegida para dar forma a su lenguaje
  • una espacialidad plana para expresar una idea y un símbolo.
Momento de reflexión

Momento de reflexión

“Momento de Reflexión”

55 x 46. 1994

Donación efectuada por el pintor D. Pedro Sobrado a favor del Ayuntamiento de Pesquera en 2.004.

El tema de este cuadro es el del trabajo humilde de campesinos que surcan tierras y que Sobrado encuentra repartidos en los surcos de su memoria…sin que en ningún caso tengan un matiz de significación social, sino como expresión de una sabia mirada que sabe recoger la idea a través de la imagen visual que parece detenida en el tiempo.

Descripción del cuadro.- Personaje campesino que en su silencioso quehacer nos ofrece un poético testimonio hecho de dibujo y color y cuyos ecos modernistas no se apagan.

Campesina que revela en su humilde actitud una melancólica tristeza y una intensidad dramática que, sin embargo, utiliza pocos colores, en expresión de un personaje que va más allá de cualquier compromiso social, con un rostro en blanco que no quiere identificar, para que sea el espectador quien lo identifique de acuerdo con sus impresiones y sus recuerdos.

El color jamás desborda su línea delimitatoria, visto todo con una claridad esencial y una materia de rosas, verdes suaves, amarillos, ocres y negro entre líneas expresivas como un tenue contrapunto que lo envuelve todo en una sencilla armonía.

80x50