• Síguenos en Facebook
  • informacion@ayuntamientodepesquera.es

Ruta 8 – Montabliz

PUNTO DE PARTIDA Y LLEGADA: Pesquera (621 m.)

DURACIÓN : 4 horas

DIFICULTAD : Fácil.

ÉPOCA RECOMENDABLE : Todo el año ya que cada estación ofrece diferentes matices al paisaje vegetal. Incluso en invierno, con una copiosa nevada, tiene que resultar muy placentero hacer una ruta de estas características

COMUNICACIONES : Apeadero de Renfe en Pesquera. Línea de autobuses con parada en Ventorrillo.

CARTOGRAFÍA : MTN, hojas 83-I Molledo y 83-III Reinosa, escala 1: 25.000.

OBSERVACIONES : Se recomienda llevar calzado adecuado ya que la ruta discurre por zonas de bosque húmedo, a menudo con barro y piedras resbaladizas. Además, es preciso cruzar ríos que aunque no son muy caudalosos sí es conveniente llevar calzado impermeable .

DESCRIPCIÓN : Itinerario circular muy fácil y cómodo de hacer que nos permite acercarnos a un espacio de gran interés faunístico y forestal. Un gran número de especies de autóctonas de nuestra región como hayas, robles, avellanos y acebos conforman un hábitat boscoso de gran relevancia para grandes especies de vertebrados y especies con gran valor conservacionista.

RECORRIDO : Subiendo por la carretera de acceso a Somaconcha, justo antes de llegar a las primeras casas, encontramos un antiguo humilladero. Llegados a este punto tomamos una cambera que hay a la izquierda y que discurre por un alto de pastos. Desde este punto se puede contemplar una bonita panorámica del angosto valle de Montabliz y la cabecera del río Bisueña, cubierta tanto en el valle como en las laderas que lo flanquean por un maduro, denso y extenso bosque mixto de roble y haya. El camino discurre sin ninguna dificultad hasta adentrase en una masa forestal formada principalmente por hayas y avellanos. A medida que avanzamos la proporción de avellanos se hace menor y nos encontramos con un sombrío bosque donde el haya gana protagonismo al resto de especies. Nos adentramos en el corazón de este bonito bosque cántabro y enseguida llegamos al límite entre Pesquera y Rioseco (término municipal de Santiurde de Reinosa), en una zona que se conoce comoCampo Tejar, donde antiguamente se llevaba a cabo la elaboración de tejas. A partir de aquí el descenso se hace más acusado. Especies como el haya, el roble el avellano y el arce menor conviven con helechos, zarzamoras, y escajos conforman este bosque donde se pueden encontrar también diferentes tipos de musgos y líquenes además de diversas variedades de hongos. Arrendajos, pico pica pinos, pinzones, camachuelos y abubillas … encuentran en sus ramas refugio.

Después de un rato, en una zona conocida como La Llanona, encontramos una bifurcación. Nuestro itinerario sigue de frente y descendiendo por un espeso bosque hasta acercarnos al Barranco de los Pozones. En este punto el camino discurre paralelo al río por su margen derecha. Nos encontramos ya en el término municipal de Bárcena de Pie de Concha.

A medida que vamos avanzando, en la margen izquierda del río, pinos y abetos de gran altura cubren la ladera opuesta a nuestra marcha. La pista continua y tras cruzar el río encontramos a mano izquierda una plantación de pinos. Seguimos caminando ya por la margen izquierda del cauce hasta un punto donde confluyen el Arroyo de la Valleja y el Barranco de los Pozones dando lugar al Río Bisueña, afluente del Besaya.A escasos metros de aquí, una espectacular obra resultado de la construcción del ferrocarril: un bonito puente de estilo isabelino construido en piedra y de un solo ojo por cuyo interior discurre el río. Tras atravesar el puente y caminar durante un rato hemos de cruzar de nuevo el río. Nos encontramos en las inmediaciones de laEstación de Montabliz (459 m.). Un camino a la izquierda nos conduce hasta allí. Seguimos el camino que discurre paralelo al río Bisueña por su margen derecha ignorando cualquiera de las desviaciones que nos podamos encontrar. Apreciamos como el paisaje ha cambiado completamente y el roble se convierte ahora en la especie dominante. Poco a poco la pista se va alejando del cauce del río. Al cabo de un buen rato, la pista se bifurca. Tomamos el ramal de la derecha. La subida que presenta una pendiente moderada va zigzagueando por la ladera hasta llegar a un puente por debajo del cual pasa el ferrocarril. Podemos detenernos en este lugar perteneciente ya a Molledo, para retomar el aliento, echar la vista atrás, y contemplar una bella panorámica de todo el recorrido. Del mismo modo, podemos comprobar la magnífica obra de ingeniería que constituye el trazado del ferrocarril a base de curvas y más curvas con la única finalidad de salvar la fuerte pendiente del terreno en este tramo. A partir de aquí tenemos dos posibilidades. Podemos regresar por la Calzada Romana (ruta 2) hasta Somaconcha o bien podemos seguir la pista que, aunque con un recorrido un poco mayor, también nos conduce a Somaconcha.

Esta web utiliza cookies . Si continuas navegando estás aceptándola