• Síguenos en Facebook
  • informacion@ayuntamientodepesquera.es

Turismo y naturaleza

El retorno masivo a las actividades lúdico-deportivas que se desarrollan en el medio natural, el interés manifiesto por descubrir el patrimonio histórico, monumental y paisajístico y la facilidad con que se accede a esta actividad hace que la incorporación de practicantes del senderismo procedentes de los más variados ámbitos y niveles crezca día a día. Su carácter abierto a toda edad, su sencillo acceso y la seguridad que ofrece al usuario una ruta señalizada, además de su bajo costo económico convierten al senderismo en una de las actividades que permiten descubrir la variedad de espacios naturales, el legado cultural de los pueblos, la historia a través de los vestigios del pasado y el mundo rural y sus formas de vida. A todo esto hay que añadir las oportunidades de desarrollo de ocio y tiempo libre, de fomento de las relaciones sociales y los beneficios que a la salud ofrece.

Situado al inicio de las hoces del río Besaya, Pesquera ha sido y es lugar de paso obligado dadas las múltiples vías de comunicación que atraviesan el municipio, y que desde hace muchos siglos se han ido sucediendo hasta nuestros días. Nos encontramos así la Calzada Romana construida en los años finales del siglo primero antes de Cristo, el Camino Real de mediados del XVIII, la línea de ferrocarril y la carretera N-611 del XIX y en poco tiempo la autovía de la meseta, que se sumará a este entramado de comunicaciones que pasan por Pesquera. Esta encrucijada de caminos constituye uno de los numerosos atractivos con los que cuenta el municipio.

Unido a un privilegiado entorno natural, este pequeño municipio presenta un rico patrimonio histórico y cultural que le invitamos a conocer. Para ello le presentamos ocho itinerarios autoguiados con comentarios descriptivos acerca de lugares, elementos, procesos, características del recorrido, instalaciones y servicios adicionales. Son todos senderos locales y de pequeño recorrido, diseñados como rutas para realizar a pie. Del mismo modo hemos incluido dentro de esta red de senderos un itinerario urbano que nos acercará a los lugares y rincones más singulares del municipio.

DESCRIPCIÓN : Siguiendo este itinerario le invitamos a visitar los lugares más singulares del caso urbano de Pesquera. Con ello pretendemos fijar la atención en los elementos arquitectónicos, etnográficos, históricos y religiosos más relevantes con que cuenta el municipio.

RECORRIDO : Iniciamos la ruta en el CENTRO DE DINAMIZACIÓN DE LA VIDA RURAL DON SANTIAGO LOPEZ GONZÁLEZ, situado a la entrada del barrio de Ventorrillo en la plaza que lleva su mismo nombre. El edificio está ubicado en lo que fue una antigua parada militar de caballos sementales. Construido de piedra y madera, perfectamente integrado en el entorno natural, acoge en su interior diferentes espacios. En los locales a pie de calle se ubica un OBRADOR DE PRODUCTOS AGROALIMENTARIOS desde donde se pretende recuperar la gastronomía tradicional. Una escalera exterior de madera conduce a la BIBLIOTECA POPULAR, EL PUNTO DE INFORMACIÓN JUVENIL y LA OFICINA DE INFORMACIÓN TURÍSTICA. Utilizado como centro de reuniones, sala de proyección de videos, museo dinámico y móvil de la historia del municipio y su comarca…constituye uno de los lugares de mayor actividad con los que cuenta Pesquera.

Centro de dinamización rural D. Santiago López González

Centro de dinamización rural D. Santiago López González

Seguimos caminando por el PASEO FLUVIAL a lo largo de la antigua carretera N-611. Contemplamos el discurrir del río Besaya y la vegetación de su ribera, constituida por fresnos, saúcos, alisos, chopos, sauces, avellanos…

En el entorno inmediato al casco urbano la entidad natural más destacada son los prados de siega circundados por pastizales y matorral, así como ocasionales bosquetes autóctonos.

Fíjese también en la estructura urbana lineal del Ventorrillo que tiene su origen en el paso del Camino Real construido a mediados del siglo XVIII, como alternativa al anticuado trazado de la calzada romana. Observa sus casas, algunas abandonadas, que presentan una arquitectura tradicional de Cantabria. Al llegar a la parada de autobús nos encontramos la carretera de acceso a Pesquera. Antes de tomar dicha carretera, le invitamos a caminar de frente unos metros más y llegar hasta la ANTIGUA FÁBRICA DE HARINAS “LA MONTAÑESA”, situada sobre el citado río Besaya. Aprovechando la magnífica maquinaria, dada su antigüedad y conservación de parte del antaño molino, está proyectada la construcción de un “Museo de la Arqueología Industrial de la Molinería”. Contigua al molino se encuentra la casa del molinero.

Retomamos la carretera de acceso a Pesquera tras atravesar un puente de dos ojos sobre el río Besaya y dejando a mano izquierda la bolera cubierta. Pasamos sobre el río Rumardero por otro puente y bajo el ferrocarril por otro para alcanzar dicha población. Este ultimo puente, construido en piedra y de un solo ojo es conocido con el nombre de PUENTE ELIAS y señala la frontera entre el núcleo apretado de Pesquera y el más disperso del ya citado Ventorrillo. Llegados a este punto el camino se bifurca.

Centro de interpretación de la Calzada Romana

Seguimos de frente y nos detenemos en el ÁREA DE INTERPRETACIÓN DE LA CALZADA ROMANA. Una secuencia de siete paneles nos explican la situación, trazado, construcción, calidad del entorno y contexto histórico de la principal vía de comunicación entre la costa cantábrica y la meseta castellana durante muchos siglos.

Cruzamos el arroyo Rumadero a través de una pasarela de madera que nos permite acceder al ECOMUSEO FORESTAL O ARBORETUM: Área recreativa y didáctica donde aparecen representados los principales árboles y arbustos autóctonos de Cantabria. Fíjese bien en su porte, las características de sus hojas, de sus frutos, de su tronco…, muchas de ellas las encontraremos a lo largo de las rutas. Constituye éste un bonito rincón dentro del municipio para disfrutar comiendo o merendando eso sí, ¡sin olvidar dejarlo siempre limpio!

Seguimos caminando y nos adentramos en el casco de Pesquera, diferenciado del Ventorrillo en el espacio y en su realidad urbanística. Merece la pena detenerse y contemplar la arquitectura popular de sus casas. Aquí, al igual que en el Ventorrillo, las casas típicas del valle bajo, construidas en piedra, con largos balcones de pasamanos de madera y barandilla de hierro, “conviven” con casas más del tipo de las de Campoo, cerradas, con amplias galerías que las protegen de los rigores del clima. Anexas a la vivienda de su dueño y explotador pequeñas huertas cuya producción, principalmente hortalizas, se dedica al consumo familiar. Intercaladas en este paisaje y dada la importancia histórica de la ganadería como base de la economía del municipio, aparecen numerosas praderías de aprovechamiento forrajero.

Inmersa en el casco de la villa está la PLAZUELA DE LA BOLERA VIEJA, más conocida como “Plaza de Pesquera”. Aunque ha sido remodelada recientemente conserva la bolera tradicional de bolo- palma de 1.900.

A escasos metros de ésta, otro punto de interés dentro del municipio dada su importancia histórica, el CORRAL DEL PRENDAO, lugar donde se recogían y custodiaban las reses de otros municipios halladas pastando en prados propios hasta que apareciera su dueño a rescatarlas.

Plaza del Ayuntamiento y

Plaza del Ayuntamiento y «rollo de justicia»

Y ya casi al final del pueblo, a un lado de la carretera de acceso a Rioseco, la PLAZA DEL AYUNTAMIENTO, donde se alza la sencilla CASA CONSISTORIAL de la antiquísima villa de Pesquera. El edificio, construido entre 1.752 y 1.761 en el barrio de “La Fragua”, aun conserva grabados en dinteles de la fachada los letreros de “Cárcel”, “Casa Consistorial” y “Teatro”. En la esquina superior izquierda de la fachada principal un RELOJ DE SOL con la inscripción “AÑO 1.759 VIVA PESQUERA”. Frente al edificio municipal se yergue el más interesante monumento arquitectónico: el ROLLO O PICOTA que, datado en el siglo XVI, se supone un símbolo de la justicia ejercida por los señores laicos en la Edad Moderna.

Si retrocedemos hasta la “Plaza de la Bolera Vieja”, una calle a la derecha nos conduce a las ANTIGUAS ESCUELAS. El edificio de la Fundación de Fernández de los Ríos, acoge hoy el ALBERGUE MUNICIPAL.

Seguimos la carretera que va por detrás del albergue y nos acercamos al punto final de nuestra “ruta urbana”: LA IGLESIA PARROQUIAL DE SAN MIGUEL. Alzada a un lado del pueblo y elevada sobre un promontorio que le hace perfectamente visible, contiene elementos desde época románica hasta el siglo XVII.

Aprovechamos al mismo tiempo este emplazamiento para contemplar una bella panorámica del núcleo rural y su entorno. Vemos como a los elementos que configuran el paisaje natural se superponen los efectos de la actividad humana como la presencia de núcleos habitados, infraestructuras lineales (carretera N-611, antigua carretera nacional y ferrocarril), explotaciones y alteraciones en la cobertera vegetal natural que han dado como resultado la coexistencia de praderías y tierras de labor, zonas de matorral y monte bajo y superficies de cultivos forestales para aprovechamiento maderero. 

PUNTO DE PARTIDA : Pesquera (621 m.)

PUNTO DE LLEGADA : Pie de Concha (325 m.)

LONGITUD : 7 Km.

DURACIÓN : 2 horas y media

DIFICULTAD : Fácil

ÉPOCA RECOMENDABLE : Todo el año. Es una ruta especialmente bonita para hacer en otoño dada la variedad de tonos ocres que presenta la vegetación. En verano resulta muy refrescante ya que la frondosa vegetación protege de los rayos de sol.

COMUNICACIONES : Apeadero de Renfe en Pesquera y estación del mismo ferrocarril en Bárcena de Pie de Concha (a 1 Km. de Pie de Concha). Línea de autobuses con parada en ambos municipios.

CARTOGRAFÍA : MTN, hojas 83-I Molledo y 83-III Reinosa, escala 1: 25.000.

OBSERVACIONES : El empedrado de la calzada a menudo se encuentra resbaladizo, incluso en verano, por lo que es recomendable ir con calzado adecuado.

Cabe la posibilidad de hacer un circuito cerrado y regresar de nuevo a Pesquera por el Camino Real (Ruta 3).

DESCRIPCIÓN : Itinerario de gran interés cultural y natural que permite recorrer el tramo mejor conservado de la vía que comunicaba la localidad de Pisoraca (actual Herrera de Pisuerga) con la costa de Portus Blendium (Suances). También conocida como Calzada de los Blendios, constituye uno de los mejores testimonios de red viaria legada por la civilización romana no solo del Norte, sino del conjunto de la Península Ibérica. Desde Somaconcha (711 m.) hasta Pie de Concha (325 m.) la calzada tiene una longitud de 5,5 km. aproximadamente y una pendiente constante que no supera el 10%. El recorrido está empedrado en su mayor parte y discurre a través de parajes naturales de gran belleza constituidos por masas forestales de especies autóctonas. Su firme está compuesto por dos hileras de losas irregulares más o menos paralelas en el exterior, y lajas más pequeñas y cantos verticales en el centro. La Calzada aún conserva los desagües transversales y es fácil observar las rodadas de los carros labradas en sus losas. Con tramos de más de cuatro metros de anchura, su trazado se va adaptando mediante curvas y contracurvas a la topografía del terreno haciendo de ella una travesía muy sencilla y recomendable.

Tramo de la Calzada Romana de Pesquera

RECORRIDO : Iniciamos esta ruta con una visita previa al Área de Interpretación de la Calzada Romana situado a la entrada del casco urbano de Pesquera. Tras ésta, nos dirigimos hacia Somaconcha situado a 1.5 Km. de Pesquera.Se puede hacer bien por una calle que hay a la derecha pasada la plaza de la Bolera Vieja o bien desde el propio área de interpretación por una calle que sube hacia la iglesia.

Poco antes de alcanzar la citada aldea, en un cruce de caminos, nos encontramos un original humilladero ubicado en lo que se conoce popularmente como “Campo de las Ánimas”. Está relacionado con el Antiguo Camino de Santiago que discurría por la cuenca del Besaya y servía a los peregrinos como lugar de recogimiento para sus oraciones.

ÁREA DE INTERPRETACIÓN DE LA CALZADA ROMANA

Llegados al pequeño conjunto urbano de Somaconcha (711 m.), en la actualidad deshabitado, podemos detenernos a contemplar las escasas muestras conservadas de la arquitectura popular así como su ermita, construida en la segunda mitad del siglo XVI y restaurada recientemente en su exterior. Nos encontramos en el punto más alto de la ruta. Desde lo alto de este collado podemos admirar el espectacular paisaje que nos ofrece la Sierra del Pico Obios con su ladera ocupada por un profundo bosque mixto de frondosas a base de robles y hayas. Dejamos atrás Somaconcha y caminamos unos metros por un camino de tierra flanqueado por avellanos, brezos y tojos. Enseguida el camino se bifurca y hemos de tomar el de la izquierda. Tras atravesar una portilla encontramos los primeros vestigios del empedrado que constituía la antigua vía.

La Calzada desciende por la ladera en medio de un bosque constituido por hayas, avellanos, castaños y cajigas. El estrato arbustivo lo constituyen algunos acebos y espinos.

Enseguida encontraremos un castro situado a la derecha del camino y que indica el límite entre el término municipal de Pesquera y el de Molledo.

Si nos fijamos en el empedrado podemos comprobar en determinados tramos, cómo la capa de losas poligonales y de grandes dimensiones está ligeramente combada en el medio para facilitar el desagüe.

A medio camino nos encontramos la pequeña aldea de Mediaconcha (528 m.) que constituye un bonito enclave perteneciente ya al término de Molledo. En esta pintoresca aldea podemos detenernos a contemplar la arquitectura tradicional de sus casas, prácticamente deshabitadas, y los restos de su antigua Iglesia hoy convertida en ruinas.

En este punto de la ruta el empedrado se sepulta hasta llegar a un abrevadero lugar a partir del cual volvemos a encontrar el viejo enlosado que desciende paralelo a una pista de tierra.

Pasamos sobre el ferrocarril por un puente desde donde descubrimos una espectacular panorámica de Montabliz a la izquierda y la recóndita aldea de Pujayo a la derecha, perfectamente integrados en un ecosistema de gran variedad faunística y forestal como es la Reserva Nacional de Saja.

Resulta admirable también el sinuoso trazado del ferrocarril a base de bucles, tratando de salvar la enorme pendiente del terreno en este tramo.

Reanudamos la marcha por la Calzada hasta alcanzar una cabaña desde cuyo emplazamiento asoma una bella panorámica de los pueblos de Pie de Concha, Cobejo y Bárcena. Seguimos el trazado de la antigua vía que pasa junto a dos casas y continua desciendo hasta llegar a un pinar. Tras bordearlo y caminar unos metros encontramos ya las primeras casas de Pie de Concha (325 m), punto final de nuestra ruta.

NOTA: Sendero homologado: G.R- 73. Calzada de los Blendios.

La Calzada Romana se encuentra en el límite sureste del Parque Natural Saja-Besaya, espacio de gran interés forestal (robles, hayas, acebos, olmos, arces, castaños, abedules y tejos…) y faunístico (venados, corzos, jabalíes, urogallos, osos, nutrias, águilas…).

La Calzada Romana constituye uno de los restos viarios antiguos más significativos y mejor conservados de Cantabria.

PUNTO DE PARTIDA: Pesquera (621 m.)

PUNTO DE LLEGADA: Bárcena de Pie de Concha (288 m.)

LONGITUD: 6 Km.

DURACIÓN: 2 horas

DIFICULTAD: Fácil. El único inconveniente es que hay que caminar 1 Km. aproximadamente por la carretera nacional hasta tomar el Camino a la altura de la antigua ferrería de “El Gorgollón”. Se recomienda precaución ya que en esa zona dicha vía prácticamente carece de arcén.

ÉPOCA RECOMENDABLE: Todo el año.

COMUNICACIONES: Apeadero de Renfe en Pesquera y estación del mismo ferrocarril en Bárcena de Pie de Concha. Línea de autobuses con parada en ambos municipios.

CARTOGRAFÍA: MTN, hojas 83-I Molledo y 83-III Reinosa, escala 1: 25.000.

OBSERVACIONES: Cabe la posibilidad de dejar el coche en la llamada “Curva de los Pinos”, situada justo en frente del acceso al Camino y volver a recogerlo; siguiendo la misma ruta; dada la brevedad del recorrido. También cabe la posibilidad de hacer el camino de vuelta por la Calzada Romana (Ruta 2).

DESCRIPCIÓN: Tranquilo paseo de interés histórico y paisajístico que, a media ladera, discurre paralelo al cauce del río Besaya. Su trazado, con firme de piedras, tierra y hierba, ofrece una excelente y permanente visión del desfiladero. Perfectamente integrado en el entorno, constituye el tramo mejor conservado en Cantabria de la red de caminos reales que la corona española construyó en la región durante la Edad Moderna. Se conservan, casi en perfecto estado las diferentes infraestructuras que componían el Camino: piso encachado, mojones, abrevaderos, fuentes, contrafuertes, quitamiedos, etc. Es una ruta muy cómoda y fácil de hacer que permite disfrutar de un espectacular paisaje donde se unen elementos naturales como la profunda garganta excavada por el río Besaya y elementos resultado de la acción del hombre como el propio Camino Real, el ferrocarril y la carretera nacional. También conocido como Camino Viejo, constituye uno de los elementos del patrimonio cultural más relevante de esta zona.

RECORRIDO : Iniciamos esta rememorativa ruta en el barrio de Ventorrillo (Pesquera) por donde pasaba el antiguo Camino Real, paralelo al cauce del río Besaya. A la salida del municipio tomamos la actual carretera nacional N-611, en dirección Santander. A apenas 1 Km., a la altura de las ruinas de la Ferrería del Gorgollón, encontramos una subida empinada pero breve y sin ninguna dificultad que nos conduce al original trazado del Camino Real. A partir de este punto el Camino se separa de la corriente fluvial y discurre a media altura por el flanco Este del desfiladero (menos abrupto que el Oeste) hasta el municipio de Bárcena de Pie de Concha (288 m.).

El tramo inicial que presenta una pendiente moderada se encuentra en un estado de notable deterioro aunque enseguida se ensancha lo que permite pasear con mayor comodidad.

Tras atravesar una portilla y a escasos metros de ésta, nos encontramos la antaña Fuente del Rey que aún conserva grabadas las inscripciones que acreditan su origen. Hasta no hace mucho tiempo había en las proximidades de esta fuente un humilladero, actualmente desaparecido.

Una vista panorámica nos permite contemplar la intervención del hombre con la construcción de tres importantes vías de comunicación que, a distintas alturas, discurren paralelas al cauce del río Besaya. En el nivel más bajo, el sinuoso trazado de la carretera nacional construida hacia 1.860 y que atraviesa el desfiladero junto al río por su margen derecha. Por encima de ella, el Camino Real – segunda mitad del siglo XVIII – por el que discurre nuestro itinerario. Y en la cara opuesta, la línea de ferrocarril – inaugurada en el año 1.866 – cuyo espectacular trazado sobre impresionantes taludes prácticamente verticales, desafía a la gravedad.

El camino ahora es amplio y cómodo y tras pasar junto a una especie de mesa con un asiento de piedra nos encontramos el Arroyo de la Jurisdicción que nos señala el límite entre los municipios de Pesquera y Bárcena de Pie de Concha.

El camino discurre flanqueado por avellanos, algún haya y algún roble, así como acebos, tojos y helechos.

A medida que vamos ganando altura podemos contemplar el curso del río y la vegetación de su ribera constituida por saucedas arbustivas y arbóreas y alisedas, así como especies espinosas que le confieren un aspecto enmarañado e impenetrable. Más alejada del lecho de inundación la vegetación arbórea riparia está representada por sauces, alisos, chopos, fresnos y olmos. Esta vegetación que acompaña al curso de agua, se mezcla con el bosque autóctono de hayas, robles y avellanos que cubre las abruptas laderas de las hoces. En los grandes paredones de roca que constituyen este agreste y espectacular relieve es fácil ver cómo se entremezclan gran diversidad de colores: blanco- amarillento, rojo, gris –verdoso, violáceo…, etc. A este cromatismo de las masas rocosas hay que añadir el que determina la vegetación constituida en la mayoría de los casos por especies de hoja caduca por lo que los cambios de color a lo largo del año son muy amplios.

Seguimos caminado sin perder altura hasta la Peña Pea, perteneciente ya al municipio de Bárcena de Pie de Concha. En este lugar podemos detenernos y sentarnos a contemplar el espectacular trazado del ferrocarril, con túneles, paredes artificiales de refuerzo y extraordinarios muros de contención. De igual manera, éste es un lugar privilegiado para observar los excelentes cortes producidos en los estratos de arenisca roja triásica que se intercalan con el arbolado autóctono creando un espacio de singular belleza.

A lo largo del recorrido es fácil observar los guardarruedas jalonando el Camino en las zonas de terraplén. Son esas piedras hincadas en el suelo cuya función era evitar que los carros deteriorasen las paredes y no se despeñasen. Reanudamos la marcha con un ligerísimo descenso y llegamos a un punto en que el camino se bifurca. El ramal de la derecha conduce a Pico Jano pero nuestro itinerario sigue de frente.

Tras una pronunciada curva y cruzar el arroyo, junto al camino nos encontramos la Fuente de la Regata. El camino prosigue ahora a altura constante y después de atravesar una portilla canadiense e ignorar un desvío a la izquierda, el descenso se hace ya más acusado y progresivo a la vez que nos vamos acercando a la carretera y al cauce del río. En este último tramo de la Hoz, contrastando paisajísticamente por su color verde oscuro y la delimitación rectilínea de sus manchas, un extenso cultivo forestal de pino insigne o pino de Monterrey ocupa la parte media y alta de la ladera opuesta a nuestra marcha. Al cabo de un rato y tras atravesar el túnel de la actual carretera nacional encontramos las primeras casas del pueblo de Bárcena de Pie de Concha, punto final de nuestra ruta.

PUNTO DE PARTIDA Y LLEGADA : Pesquera.

DURACIÓN : 4 horas y media.

DIFICULTAD : Moderada.

ÉPOCA RECOMENDABLE : Todo el año

COMUNICACIONES : Apeadero de Renfe en Pesquera. Línea de autobuses con parada en Ventorrillo.

CARTOGRAFÍA : MTN, hojas 83-I Molledo y 83-III Reinosa, escala 1: 25.000.

OBSERVACIONES : Se recomienda tener cuidado con la niebla, muy frecuente dada la proximidad de los embalses de Mediajo y Alsa.

DESCRIPCIÓN : Variante de la ruta del “Camino Real” que permite acceder desde el último tramo de éste a un pequeño valle interior de gran interés natural y paisajístico. Se trata pues, de una hermosa ruta en la que se combina el paisaje forestal que conforma el valle con las amplias panorámicas que se tienen desde las brañas de las zonas más altas.

RECORRIDO : Siguiendo el itinerario descrito en la ruta del “Camino Real”, justo antes de llegar a la pronunciada curva que traza a la altura del Arroyo de la Regata, encontramos una bifurcación. En este punto, abandonamos el viejo Camino Real y tomamos la desviación que hay a la derecha. La pista asciende, con una pendiente moderada, paralela al arroyo por su margen izquierda. El camino está flanqueado por avellanos y robles principalmente. A medida que vamos ganado altura nos acercamos al cauce del arroyo que posteriormente atravesaremos.

Una vez que lo hemos cruzado la pista da un profundo giro en dirección norte para volver a girar hacia el sureste. Continuamos subiendo por la pista que discurre a media ladera y paralela al arroyo, ahora ya por su margen derecha, a través de un paraje de gran belleza. Después de caminar un rato, llegamos a la Fuente de los Cuadros, donde nos encontramos otra bifurcación clave, la subida la Pico Jano. Pero nuestro itinerario sigue de frente. Continuamos la ascensión por la pista que, con una acusada pendiente, discurre entre robles de gran porte hasta llegar a una pronunciada curva donde nos cruzamos de nuevo con el Arroyo de la Regata. Llegados a este punto podemos detenernos a recobrar el aliento y sentarnos en unas grandes piedras que hay próximas al cauce.

Reanudamos la marcha por el otro lado de la vaguada ya, y después de una pequeña subida, el camino discurre sin apenas desnivel por un bosque donde es el haya ahora la especie dominante. Ejemplares de gran porte conviven con espectaculares acebos constituyendo un espacio de singular belleza y brindándonos un placentero paseo. Seguimos caminado y llegamos a un punto donde nos encontramos una desviación que parte de la pista hacia la derecha. Tenemos dos posibilidades. Una de ellas es seguir la pista que conduce al Embalse de Mediajosituado en la parte alta, casi en la cumbre de la montaña y de ahí acceder a Pico Jano(1.290 m.) y regresar por una pista que nos conduce de nuevo a la Fuente de los Cuadros. La otra es tomar el camino de la derecha que aunque más incómodo nos permite acceder a un bello enclave: la Braña de Cubanón donde el poder contemplar una especie tan atractiva como es el tejo compensa cualquier esfuerzo. A partir de aquí el camino desciende por toda la ladera hasta llegar al punto donde confluyen el río Hirvienza y la carretera nacional.44

PUNTO DE PARTIDA : Pesquera (621 m.)

PUNTO DE LLEGADA : Peña Bustio (859 m.) -Pico San Pedro (795 m).

DURACIÓN : 2 horas y media.

DIFICULTAD : Fácil.

ÉPOCA RECOMENDABLE : Todo el año. Dado su carácter panorámico es una ruta especialmente apta para días despejados que permiten disfrutar de una visión más amplia de todo el valle.

COMUNICACIONES : Apeadero de Renfe en Pesquera. Línea de autobuses con parada en Ventorrillo.

CARTOGRAFÍA : MTN, hojas 83-I Molledo y 83-III Reinosa, escala 1: 25.000.

DESCRIPCIÓN : Ruta de interés eminentemente paisajístico que nos permite acceder a uno de los puntos más altos del término municipal del Pesquera: la Peña Bustio, situado a 859 m. Desde este mirador se puede contemplar una magnífica panorámica sobre las famosas Hoces del río Besaya, importante formación geológica por la que discurre la principal vía de comunicación entre la costa de Cantabria y la meseta castellana, tanto por carretera como por ferrocarril.

RECORRIDO : Habiendo llegado al humilladero de Somaconcha, tomamos una pista que hay a la derecha y que nos conduce hasta el Mirador de Peña Bustio. Las vistas desde este pico son extraordinarias dada su elevación que nos permite contemplar una amplia y privilegiada panorámica de la principal red de comunicación establecida a través de los siglos entre Santander y la Meseta: la vía romana Pisoraca-Juliobriga-Portus Blendium, el camino real borbónico, el ferrocarril Alar – Santander y la carretera nacional.

Desde el anterior mirador si retomamos la pista llegamos hasta Los Picales,situado también en la arista montañosa que separa las dos vertientes por las que discurren, a un lado la Calzada Romana y al otro el Camino Real.

Y llegados a este punto, merece la pena continuar la ruta para ascender al Pico San Pedro. Situado en el límite entre los términos municipales de Molledo y Bárcena de Pie de Concha, constituye un mirador natural desde el que se puede contemplar un imponente paisaje de las Hoces del río Besaya en su tramo final. Desde aquí se domina una magnífica vista de los valles de Iguña y Cinco Villas.

PUNTO DE PARTIDA Y LLEGADA: Pesquera (621 m.)

DURACIÓN : 3 horas

DIFICULTAD : Fácil.

ÉPOCA RECOMENDABLE : El otoño es época muy apropiada para visitar este lugar privilegiado con que cuenta Pesquera. La amplia gama de ocres, rojizos y otras tonalidades cromáticas provocadas por el contraste entre las distintas especies, lo convierten en un paraje espectacular. Aunque es en primavera cuando el Hayedo está en todo su esplendor

COMUNICACIONES : Apeadero de Renfe en Pesquera. Línea de autobuses con parada en Ventorrillo.

CARTOGRAFÍA : MTN, hojas 83-I Molledo y 83-III Reinosa, escala 1: 25.000.

OBSERVACIONES : La visita al Hayedo es corta y cómoda, no hace falta calzado ni equipamiento especial, ideal para llevar niños.

DESCRIPCIÓN : Este itinerario nos proporciona la oportunidad de conocer otro espacio más de nuestro entorno: el Hayedo de la Dehesaque pese a su reducida extensión mantiene las características típicas de estos bosques húmedos de hoja caduca. Este Hayedo que constituye una buena muestra de bosque autóctono, permite contemplar sin apenas esfuerzo todos los elementos ligados a este medio forestal.

RECORRIDO : Iniciamos la ruta en la carretera de acceso a San Miguel de Aguayo. Si durante la ascensión volvemos un instante la vista atrás podemos contemplar en las laderas que hay al sur del pueblo un bonito bosque mixto de frondosas: El Acebal. Enseguida encontramos un camino a la derecha de la carretera que nos conduce al interior del Hayedo de la Dehesa.

Inmediatamente comprobamos cómo este pequeño bosque autóctono está surcado de innumerables senderos que nos permiten disfrutar de un placentero y refrescante paseo sobre el hermoso tapiz que constituye la hojarasca.

Venerables hayas, varias veces centenarias, acompañadas de acebos, y majuelos, cuyos frutos sirven de alimento a los numerosos pájaros que encuentran cobijo en sus ramas. Si permanecemos en silencio y prestamos atención podremos escuchar el típico tamborileo del pájaro carpinteroal golpear de forma repetida con su poderoso pico los troncos huecos. Se comporta éste como un ave muy discreta, refugiándose en su agujero durante horas cuando las condiciones climáticas son desfavorables. No es difícil ver estos agujeros taladrados en los troncos de algunos árboles.

A medida que penetramos y ganamos altura, el bosque se hace más denso yencontramos ejemplares de gran porte.

Por el interior del hayedo discurre el Arroyo de la Fuente Buldejeque drena las aguas de esta ladera hacia el Besaya. Aunque su recorrido es corto, en épocas de lluvia intensa y desnieve presenta un importante caudal.

urante el paseo es fácil que nos encontremos muchos troncos de hayas, algunos de gran envergadura, que fueron talados hace tiempo para la obtención de carbón vegetal. Y resultado también de esta actividad podemos contemplar en el interior del bosque zonas desarboladas de hayas y restos de algunas “hoyas” donde se llevaba a cabo el carboneo para la obtención de este combustible que alimentaría posteriormente el horno de las ferrerías de la zona

PUNTO DE PARTIDA Y LLEGADA: Pesquera (621 m.)

DURACIÓN : 2 horas

DIFICULTAD : Fácil.

ÉPOCA RECOMENDABLE : Todo el año

COMUNICACIONES : Apeadero de Renfe en Pesquera. Línea de autobuses con parada en Ventorrillo.

CARTOGRAFÍA : MTN, hojas 83-I Molledo y 83-III Reinosa, escala 1: 25.000.

OBSERVACIONES : El único inconveniente de esta ruta es que termina en la carretera general, cerca de la antigua ferrería del Gorgollón. De ahí hasta Ventorrillo hay que caminar unos metros por dicha vía con el riesgo que ello supone.

DESCRIPCIÓN : Este itinerario nos invita a pasear por el interior del pequeño valle por el que discurre el río Hirvienza antes de unirse al Besaya. Escondido entre especies de arbolado autóctono este cauce fluvial guarda pequeños saltos y pozos de espectacular belleza.

RECORRIDO : Si continuamos la subida por la carretera de acceso a San Miguel de Aguayo, en una pronunciada curva, nos encontramos el Mirador del Muro. La parada es casi obligada para admirar una bonita vista del pueblo de Pesquera en su conjunto, así como el encajado valle por el que discurre el río Hirvienza constituido a base de hayas, robles y avellanos.

Desde este punto de amplia perspectiva y descendiendo por la Braña de los Llaos, nos adentramos en la densa masa forestal que constituye el valle del río Hirvienza. Aquí, especies como el haya, el roble y algún abedul acogen una variada fauna.

Una senda forestal desciende rápidamente hacia el río. La espesura de este bosque sirve de cobijo y alimento para una importante fauna de mamíferos que alberga. También especies ornitológicas ligadas al medio boscoso como cárabos, arrendajos, carboneros, herrerillos y abubillas son frecuentes en esta zona.

nseguida divisaremos el río. Durante el invierno presenta un importante caudal y resultado de ello son las grandes piedras que con el tiempo ha ido arrastrando y que se pueden observar hoy en su cauce. Un pequeño puente de cemento y piedra, perfectamente integrado en el entorno nos permite pasar a la margen derecha del río. Paralelo al mismo hay un camino que nos conducirá hasta su confluencia con la carretera nacional.

PUNTO DE PARTIDA Y LLEGADA: Pesquera (621 m.)

DURACIÓN : 4 horas

DIFICULTAD : Fácil.

ÉPOCA RECOMENDABLE : Todo el año ya que cada estación ofrece diferentes matices al paisaje vegetal. Incluso en invierno, con una copiosa nevada, tiene que resultar muy placentero hacer una ruta de estas características

COMUNICACIONES : Apeadero de Renfe en Pesquera. Línea de autobuses con parada en Ventorrillo.

CARTOGRAFÍA : MTN, hojas 83-I Molledo y 83-III Reinosa, escala 1: 25.000.

OBSERVACIONES : Se recomienda llevar calzado adecuado ya que la ruta discurre por zonas de bosque húmedo, a menudo con barro y piedras resbaladizas. Además, es preciso cruzar ríos que aunque no son muy caudalosos sí es conveniente llevar calzado impermeable .

DESCRIPCIÓN : Itinerario circular muy fácil y cómodo de hacer que nos permite acercarnos a un espacio de gran interés faunístico y forestal. Un gran número de especies de autóctonas de nuestra región como hayas, robles, avellanos y acebos conforman un hábitat boscoso de gran relevancia para grandes especies de vertebrados y especies con gran valor conservacionista.

RECORRIDO : Subiendo por la carretera de acceso a Somaconcha, justo antes de llegar a las primeras casas, encontramos un antiguo humilladero. Llegados a este punto tomamos una cambera que hay a la izquierda y que discurre por un alto de pastos. Desde este punto se puede contemplar una bonita panorámica del angosto valle de Montabliz y la cabecera del río Bisueña, cubierta tanto en el valle como en las laderas que lo flanquean por un maduro, denso y extenso bosque mixto de roble y haya. El camino discurre sin ninguna dificultad hasta adentrase en una masa forestal formada principalmente por hayas y avellanos. A medida que avanzamos la proporción de avellanos se hace menor y nos encontramos con un sombrío bosque donde el haya gana protagonismo al resto de especies. Nos adentramos en el corazón de este bonito bosque cántabro y enseguida llegamos al límite entre Pesquera y Rioseco (término municipal de Santiurde de Reinosa), en una zona que se conoce como Campo Tejar, donde antiguamente se llevaba a cabo la elaboración de tejas. A partir de aquí el descenso se hace más acusado. Especies como el haya, el roble el avellano y el arce menor conviven con helechos, zarzamoras, y escajos conforman este bosque donde se pueden encontrar también diferentes tipos de musgos y líquenes además de diversas variedades de hongos. Arrendajos, pico pica pinos, pinzones, camachuelos y abubillas … encuentran en sus ramas refugio.

Después de un rato, en una zona conocida como La Llanona, encontramos una bifurcación. Nuestro itinerario sigue de frente y descendiendo por un espeso bosque hasta acercarnos al Barranco de los Pozones. En este punto el camino discurre paralelo al río por su margen derecha. Nos encontramos ya en el término municipal de Bárcena de Pie de Concha.

A medida que vamos avanzando, en la margen izquierda del río, pinos y abetos de gran altura cubren la ladera opuesta a nuestra marcha. La pista continua y tras cruzar el río encontramos a mano izquierda una plantación de pinos. Seguimos caminando ya por la margen izquierda del cauce hasta un punto donde confluyen el Arroyo de la Valleja y el Barranco de los Pozones dando lugar al Río Bisueña, afluente del Besaya.A escasos metros de aquí, una espectacular obra resultado de la construcción del ferrocarril: un bonito puente de estilo isabelino construido en piedra y de un solo ojo por cuyo interior discurre el río. Tras atravesar el puente y caminar durante un rato hemos de cruzar de nuevo el río. Nos encontramos en las inmediaciones de la Estación de Montabliz (459 m.). Un camino a la izquierda nos conduce hasta allí. Seguimos el camino que discurre paralelo al río Bisueña por su margen derecha ignorando cualquiera de las desviaciones que nos podamos encontrar. Apreciamos como el paisaje ha cambiado completamente y el roble se convierte ahora en la especie dominante. Poco a poco la pista se va alejando del cauce del río. Al cabo de un buen rato, la pista se bifurca. Tomamos el ramal de la derecha. La subida que presenta una pendiente moderada va zigzagueando por la ladera hasta llegar a un puente por debajo del cual pasa el ferrocarril. Podemos detenernos en este lugar perteneciente ya a Molledo, para retomar el aliento, echar la vista atrás, y contemplar una bella panorámica de todo el recorrido. Del mismo modo, podemos comprobar la magnífica obra de ingeniería que constituye el trazado del ferrocarril a base de curvas y más curvas con la única finalidad de salvar la fuerte pendiente del terreno en este tramo. A partir de aquí tenemos dos posibilidades. Podemos regresar por la Calzada Romana (ruta 2) hasta Somaconcha o bien podemos seguir la pista que, aunque con un recorrido un poco mayor, también nos conduce a Somaconcha.